Fantino presentó complicaciones de salud, a tres meses de recibir el alta por coronavirus

Flow 05 de noviembre de 2020 Por El Diario Visión
alejandro-fantino-hablo-de-la___qt_6R5Mo1_1200x630__1

El 9 de agosto, Alejandro Fantino confirmó que dio positivo en coronavirus. El conductor presentó algunos síntomas, se sometió a un hisopado y se enteró de que efectivamente se había contagiado de COVID-19.

“Me gustaría contarles cosas más agradables, pero les quiero comunicar que el sábado, alrededor de la una y media, dos de la madrugada, me empezó a doler atrás en el cuello y me empezó a picar la garganta. Apenitas un picor de garganta. Esta mañana (por el sábado) me levanté y sentía lo mismo, una pequeña picazón de garganta y dolor corporal”, relató en ese entonces en un video que subió a su Instagram. 

De inmediato, Fantino se comunicó con su médico personal, que le indicó que se realizara el test de coronavirus, que dio positivo. De todas formas, llevó tranquilidad a sus seguidores. “Estoy bien, perfecto, no tengo fiebre, no tengo dolores, no tengo tos pero soy positivo de COVID, así que ahora, hasta que se me pase... Ojalá que sea pronto pero van a ser 14 días, de entrada. A cuidarme. Solo me tiran comida por debajo de la puerta”, relató en la grabación.

Este miércoles, el conductor contó al aire en su programa, Fantino a la tarde (América), que aún tiene algunas consecuencias de haber tenido esa enfermedad. “Esta semana se van a cumplir tres meses de mi recuperación del COVID-19. La verdad que no me hice estudios cuando terminé. No me hice estudios cardíacos ni nada. Volví a hacer deporte al mes y medio, de a poquito. A caminar, trotar. Y después empecé a jugar al tenis”, explicó el periodista.

Fantino indicó que, en medio de un partido de tenis, empezó a notar ciertas dificultades respiratorias. “La sensación de ahogo que tenés aeróbicamente cuando metés dos piques... Me pasó hoy, no lo había sentido nunca”, señaló.

El conductor precisó que estaba jugando con un amigo y pidió parar para poder recuperarse. “Me tuve que arrodillar en la cancha. No me había pasado nunca en mi vida y eso que juego al tenis desde que tengo seis años. Tuve que dejar la raqueta, me arrodillé y estuve un rato así porque no me entraba el aire. Me ardía el pecho y no me entraba el aire”, describió.

El doctor Carlos Kambourian, que estaba invitado al programa, argumentó que lo que le ocurrió es algo que reportan muchos pacientes. “Te cuesta más hacer lo que antes hacías con normalidad. Esta es una enfermedad relativamente larga”, remarcó el especialista. “Yo me di cuenta de que no fue una gripe normal”, concluyó el periodista.

multimedia.normal.95690e3d9dd93f89.494d475f32303230313130355f3131323131335f3034395f6e6f726d616c2e6a7067Maradona despertó y sorprendió a todos con su pregunta

El Diario Visión

Medios y Contenidos
Seguinos en nuestras redes y descarga nuestra App

Te puede interesar