Hallan droga, dinero, cargadores y teléfonos a un detenido en la Comisaría Tercera

Policiales y Seguridad 08 de septiembre de 2021 Por El Diario Visión
231596

En una requisa en un calabozo de una comisaría se secuestraron droga, dinero, dos celulares  y cargadores a uno de los alojados.

En el lugar había cuatro presos, dos de ellos tucumanos detenidos tras un procedimiento de drogas hace unas semanas, uno de ellos es quien tenía todos los elementos. Después del hecho la Justicia Federal ordenó medidas en cuanto a la droga, en tanto Jefatura de Policía avanzaría en una investigación administrativa para determinar la grave falta que permitió el ingreso y tenencia de todos los elementos hallados.

Según la información a la que accedió este diario, la requisa se llevó a cabo en el mediodía del lunes en el calabozo de la Comisaría Tercera, ubicada en avenida Presidente Castillo y Eulalia Ares de Vildoza, frente a la plaza Fray Bernardino Orellana de La Chacarita.

En el calabozo estaban alojados cuatro presos, dos de ellos oriundos de Tucumán y quienes habían sido detenidos en un procedimiento antidrogas realizado el 8 de agosto, cuando se secuestraron más de cinco kilos de marihuana.

Según se informó, en las comisarías el oficial de servicio es la primera persona que puede disponer la requisa dentro del calabozo. Tiene que tener la anuencia del superior de turno. Si bien se desconoce en detalle quién realizó la orden del procedimiento, su resultado fue positivo y grave en cuanto a todo lo que se encontró.

Se pudo confirmar que fue al detenido de apellido Albornoz, oriundo de Tucumán, a quien le secuestraron dos celulares, cargadores, dinero en una suma aproximada a los 30.000 pesos y droga. Además, también habría tenido entre sus pertenencias un elemento cortante.

Ante el hallazgo, por la sustancias, se puso en conocimiento al Juez Federal de Catamarca, quien dispuso que las actuaciones las realice el personal de la comisaría. En tanto se puso en conocimiento de la Jefatura de Policía, desde donde se ordenaron medidas administrativas para determinar las responsabilidades en el hecho.

Tras el procedimiento los presos fueron reubicados en otras comisarías. Uno de ellos, de apellido Carrizo, oriundo de Tucumán, fue trasladado a la Comisaría Sexta.

A las horas de llegar al nuevo calabozo, el individuo comenzó con intensos dolores estomacales y fue asistido por personal médico. Finalmente fue al baño y allí expulsó sustancias y pastillas. Se presume que las habría consumido para no ser descubierto cuando se realizaba la requisa.

Este hecho también fue puesto en conocimiento de la Justicia Federal desde donde se ordenaron medidas. Se avanzaría en pericias a los celulares.

Con el procedimiento el accionar policial vuelve a estar en el centro de la escena. Uno o varios de los policías de la Comisaría Tercera son responsables de lo ocurrido.

En cada comisaría se trabaja bajo un procedimiento específico en cuanto al control de los calabozos, según la información a la que accedió este diario.

En cada servicio de guardia  existe un celador, que es el encargado del manejo de los alojados en la dependencia. Es el que tiene la obligación de estar al tanto de todo lo que pasa en el interior del calabozo, de las personas que allí se encuentran alojadas y de los elementos que éstas manejan y manipulan. 

Ante cualquier novedad, el celador tiene la obligación de informar como primera medida al jefe de guardia y posteriormente al oficial de servicio. 

En caso de que la requisa arroje resultados positivos, inmediatamente se debe informar ya sea a la Unidad Judicial o a la Justicia Federal si el detenido dependiera de ellos, como ocurrió en este hecho.


f800x450-390642_442088_5231La madre de Brenda Micaela Gordillo denunció al director del Servicio Penitenciario

El Diario Visión

Medios y Contenidos
Seguinos en nuestras redes y descarga nuestra App

Te puede interesar