Carrió criticó a Milei, dijo que JxC no se rompe y advirtió: “Estoy dispuesta a jugar si es necesario”

Nacionales 27 de abril de 2022 Por El Diario Visión
WK7JACMOSNHELBDP3VCD7XBX2E

Sin un discurso unificado sobre la figura del diputado Javier Milei, en un contexto de guiños y simpatías de los sectores más confrontativos de Juntos por el Cambio hacia los libertarios, la dirigente de la Coalición Cívica (CC), Elisa Carrió, aseguró que la coalición opositora “no se va a romper” ante esas tensiones y que “está dispuesta a jugar si es necesario” para las elecciones internas del espacio. “Tengo miedo que en nombre de la libertad se vaya al autoritarismo”, sostuvo sobre las simpatías que cosecha el economista de La Libertad Avanza.

Con un tono moderado y sosegado, Carrió marcó posición sobre las tensiones en Juntos por el Cambio, en la previa a la reunión pautada de la Mesa Nacional en la sede del Instituto Hannah Arendt -una de las sedes de la CC-, que tiene como punto entre otros temas la unificación del discurso sobre Javier Milei, el diputado nacional que crece en las encuestas y puede debilitar al espacio opositor en las elecciones de 2023. 

Según la ex diputada y fundadora de Cambiemos, en la coalición opositora “no hay absolutamente” posibilidades de ruptura por las diferencias sobre la estrategia política a recorrer, pero sí existe “una gran confusión colectiva y un gran desgaste de la democracia como sistema eficaz”, lo que repercute a nivel interno.

“La gente y los dirigentes están confundidos. Si no tenemos control mental de nuestras emociones, no vamos a poder sostener un sistema republicano y democrático en esta guerra mundial”, apuntó en declaraciones en radio Rivadavia. Y remarcó que “este año es para el debate de ideas y no de personas”, en relación a las candidaturas electorales. “Yo estoy fuera y no tengo ningún tipo de deseo, pero estoy dispuesta jugar si es necesario”, aclaró sobre ese punto.

Carrió se mostró de acuerdo con la ampliación de Juntos por el Cambio hacia otros sectores, a excepción del Frente Renovador de Sergio Massa, y expresó sus desacuerdos políticos con Javier Milei. En ese punto, advirtió que hay que “dar un debate sobre la libertad”, una de las consignas que atrae el discurso libertario.

“Tengo en miedo que en nombre de la libertad se vaya al autoritarismo. En Alemania todo el mundo estaba cansado porque había hiperinflación, peor que la que tenemos ahora, y en 40 días surgió un líder que encontraron con Hitler y que lo votaron los propios judíos”, ilustró.

Además, Carrió planteó que le tiene desconfianza a los “desconocidos” como Milei, sobre el que “no se sabe quién es, dónde trabajó y quién le pagó”. “Hay que darle el debate, es un emergente interesante para discutir”, dijo, e insinuó vínculos del dirigente libertario con las “organizaciones internacionales que están bancando la ruptura de la democracia” y que, por eso, “tengo todo el cuidado del mundo”. 

Sobre ese punto, Elisa Carrió puntualizó que parte del problema surge porque “las clases dirigentes de todo tipo (empresariales, sindicales, periodísticas, políticas) no se forman y de esa manera se defiende muy mal a un pueblo”, y se diferenció de Milei, al reafirmarse como una “política clásica”.

“No me gustan las personas que, trabajando en grandes corporaciones, vienen a hablarle a los jóvenes de la libertad y del goce ilimitado. La verdadera libertad es ser libre de nuestras propias pasiones”, dijo en clara alusión a Javier Milei. “Yo tengo miedo que los jóvenes caigan en una trampa que nos lleve al autoritarismo. La pelea fondo en el mundo es democracia y dictadura. Con todos sus defectos, yo creo en la democracia”, insistió.

“Javier Milei es la proyección de una bronca”, evaluó la dirigente de la Coalición Cívica, y lo diferenció de sus propio ideario, sobre el que cree que también cada uno “tiene que tener su proyecto individual” pero no puede haber no existir una “ley” que establezca como límite “los derechos del otro”, porque” la libertad tiene que ser para todos”. 

“Desde hace 25 años vengo predicando sobre el contrato moral, el contrato republicano y la baja de impuestos”, planteó, y dijo: “La libertad surge de la ley, de un contrato moral (distinta) de la libertad del quiero todo, el goce y el deseo”. “Las nuevas generaciones no miran televisión y solo escuchan redes sociales. Son permeable a un deseo de proyecto individual donde no hay igualdad de oportunidades. El que puede puede, y el que no no. Eso es darwinismo social y cala muy bien”, ilustró la ex diputada.

“Este vacío de los jóvenes es producto de una educación que no reconoció el mérito y que no les dio conocimiento plural. Cuando uno educa en consignas, gana cualquier consigna de moda y esta es la forma de arribar al fascismo”, expresó en una intensa entrevista, en la que pidió “bajar la ansiedad”.

Elisa Carrió, habituada a confrontar con el kirchnerismo y el Frente de Todos, insistió que la vicepresidenta Cristina Kirchner “es una golpista”, como lo fue antes Julio “Cobos cuando quiso liderar la oposición” o Carlos Chacho Álvarez con Fernando de la Rúa. Por eso, ratificó su respaldo de gobernabilidad al presidente Alberto Fernández, a pesar de “toda la bronca” que hay con el mandatario del Frente de Todos. “Estoy defendiendo una Presidencia de un hombre que me persiguió, que inventó causas a Enrique Olivera y que me quiso exterminar, pero siempre defiendo las instituciones”, dijo.

La dirigente de la Coalición Cívica volvió a expresar su desacuerdo con Mauricio Macri por sacarse una foto con el ex presidente de Estados Unidos, Donald Trump. “La fortaleza de las instituciones se demuestra cuando aguanta pésimos presidentes, como lo fue en Estados Unidos con Donald Trump. Si Trump hubiese gobernado en Argentina, no quedaba ni vestigios de la democracia”, afirmó. También se refirió como parte del mismo fenómeno el presidente ruso, Vladimir Putin, con quien tiene una “alianza íntima” con Cristina Kirchner “en esta guerra híbrida que se da en América Latina”.

“Si la sociedad voltea al presidente Fernández, lo que queda es un corrimiento a la Rusia de Putin. De la misma manera me molestó la foto de Mauricio Macri con Trump, son extremos en los que la democracia no es posible”, fustigó.

Acerca del rol del Estado en Argentina, Carrió planteó que en el país “el Estado precedió a la nación” y que el tema tiene que ser analizado con “menos pasión”, para diferenciarse una vez más de las ideas libertarias.

“Nosotros somos una nación muy joven construida desde el Estado, con las ideas de Nicolás Avellaneda, Sarmiento y la escuela pública. Tengo miedo que la desaparición del Estado en esta especie de anarco capitalismo nos lleve a una inviabilidad como nación, de los que tienen los Bitcoin se apoderen de Argentina. El Estado-nación debe ser sustituido por algo más pequeño y eficaz, con una nueva educación”, opinó.

Y concluyó. “No hay que desesperarse, falta una eternidad para las elecciones. Vine a dar el debate de la libertad, por eso estoy saliendo”.

El Diario Visión

Medios y Contenidos
Seguinos en nuestras redes y descarga nuestra App

Te puede interesar