Velez se hizo fuerte de visitante y se metió en los 8vos de final

Deportes 05 de noviembre de 2020 Por Claudio Aragón
Vélez Sarsfield y Peñarol empataron 1 a 1, en el estadio Campeón del Siglo, y ese gol de visitante le permitió al equipo argentino avanzar a los octavos de final de la Copa Sudamericana, después del empate sin goles en la ida en Liniers.
IMG_20201105_111028_245

La emoción, tras 90 deslucidos minutos, llegó en tiempo de descuento con dos penales, uno para cada uno, en los minutos adicionados.


 
Un empujón de Formiliano a Centurión, que exageró su caída, en el minuto 93 le dio a Thiago Almada la posibilidad de volver a convertirse en el héroe de Vélez -replicando lo ocurrido en la fase anterior, cuando el juvenil convirtió el penal decisivo, en tiempo de descuento, ante Aucas en Ecuador- anotando el 1 a 0 desde los once metros.


Y en la jugada siguiente, el árbitro brasileño Flavio de Souza cobró otro penal, ahora en el área de enfrente. Un toque de Alexander Domínguez en el pie de Luis Acevedo originó la sanción. Lo pateó Cebolla Rodríguez y convirtió para sellar el 1 a 1. Pero, el gol de visitante favoreció a Vélez.

Con un nuevo sistema táctico, 3-4-3, el equipo argentino la pasó mal durante el cuarto de hora inicial del partido, cuando Peñarol tomó el control y dispuso de dos chances muy claras para desnivelar.


 
Una presión alta de los locales, por la punta izquierda, obligó a la pérdida defensiva de Vélez, y gestó la acción que concluyó con el complicado disparo de Terans que tapó Alexander Domínguez, a los 7 minutos.

Un derechazo de volea, desde afuera, de Piquerez, a los 12 minutos, que salió cerca fue el segundo llamado de atención de Peñarol.

Vélez tuvo momentos de posesión, pero se mostró lento e impreciso. Y en ataque no tuvo presencia, peso ni ideas. Tan desacertado estuvo El Fortín que hasta Gago erró varios pases…

Peñarol, con mayor orden y decisión, mantuvo el control, aunque ya sin elaborar situaciones como para asustar a la defensa velezana.

En el segundo tiempo, Peñarol siguió ofreciendo una mejor imagen. Y Vélez aunque continuó errático con la pelota, mejoró con los cambios. Entraron los que tenían que entrar, jugadores desequilibrantes y de buen pie, y se notó.

Te puede interesar