Los alimentos y bebidas aumentaron 2,1% durante la primera semana de agosto

VisionMarket 05 de agosto de 2022 Por El Diario Visión
supermercado

El desembarco de Sergio Massa en el Ministerio de Economía mantuvo en relativa calma a los mercados financieros, pero no logró enfriar la escalada de los precios de alimentos y bebidas, que subieron 2,1% en el inicio de agosto.

Según datos de la consultora LGC, la suba de precios de los alimentos promedió 2,14%, acelerándose 1,08 puntos porcentuales respecto la semana anterior. El índice de alimentos y bebidas presentó una inflación mensual de 6,8% promedio en las últimas 4 semanas y 7,0% punta a punta en el mismo período.

Los panificados y las carnes lideraron las alzas y explicaron el 60% de la variación total. La suba semanal registrada para la categoría panificación, cereales y pastas fue del 5,3%. Azúcar, miel, dulces y cacao, en tanto, marcó 4,1%.

Cerca de uno de cada cuatro (26%) productos analizados subió de precio durante la semana en la que Massa llegó al Gobierno. Además, 6 de 10 categorías presentaron variaciones mensuales por encima del 7% promedio en las últimas cuatro semanas, con panificados, verduras y lácteos al frente de las subas.

La inflación promedio mensual se acelera por cuarta semana consecutiva, alcanzando un 6,8%.

Para el estudio se relevaron precios de 8.000 alimentos y bebidas de cinco supermercados de la Ciudad de Buenos Aires.

La inflación se acelera y Massa afina nuevas medidas

La inestabilidad política y económica registrada tras la salida del gobierno de Martín Guzmán tuvo un fuerte impacto en los precios: según un relevamiento del Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana (ISEPCi), los alimentos subieron en el conurbano 11% en julio, lo que lleva el acumulado de 2022 hasta 58%.

El Gobierno se prepara para enfrentar dos meses con datos de inflación que serán muy duros para la gestión de Alberto Fernández y representarán el primer cimbronazo para el flamante ministro de Economía, Sergio Massa.

Se espera que las variaciones del Índice de Precios al Consumidor (IPC) de julio y agosto sean un “shock” para la Casa Rosada y la cartera de Economía, que intentará surfear esta ola con un bono a jubilados y medidas que generen tranquilidad en la macroeconomía.

Cerca del jefe de Hacienda entienden que la inflación bajará si se le otorga tranquilidad a los mercados y se corrigen los actuales desfasajes de subsidios, gasto público y el dólar. Se estima que el índice de julio -que se conoce el jueves 11- supere el 7%, según estimaciones privadas. Si bien Massa no es responsable directo por ese dato, le coloca más presión de cara a los próximos meses.

El Diario Visión

Medios y Contenidos
Seguinos en nuestras redes y descarga nuestra App

Te puede interesar